Energía

Terapias Adaptadas

     Experiencias sexuales negativas, accidentes, traumas, malas costumbres, falta de comunicación en la pareja, encerramiento en practicas sexuales repetitivas, relaciones cuyo propósito ya no sirve etc., crean bloqueos en nuestra anatomía energética (charcas, nadis y sus vías de coneccion), impidiendo así el flujo libre de la energía sexual en el cuerpo y repercutan gravemente en nuestro comportamiento sexual. Afectan la manera que ejercemos el sexo, lo que disfrutamos en el y lo que podemos transmitir a través de el. Todo lo que hacemos en nuestra vida deja rastro en nuestra manera de vivir la sexualidad y si no practicamos satisfactoriamente a nivel erótico o si nos atrapamos en una forma exclusiva de proporcionarnos satisfacción sexual, el simple rastro se puede convertir en bloqueo que nos impide disfrutar de los beneficios de una sexualidad vivida plenamente. O en el peor de los casos nos hace renunciar de nuestra práctica erotica. Si prolongamos en el tiempo estas costumbres, el cuerpo se vuelve rígido, la energía no fluye, nos sentimos cansados, con falta de ganas en general, sentimos dolor en lugar de placer y se nos hace imposible o muy difícil disfrutar aunque hayamos cambiado costumbres o compañer@s erotic@s.

    Podemos disfrutar sexualmente con todo el cuerpo. La piel, las manos, el busto, el cuello y la cabeza pueden proporcionar igual o incluso más placer que los genitales. Todos los cuerpos son sexuales y todos tienen mucho que disfrutar con la práctica de su erótica. Y hay miles de formas distintas de disfrutar, independientemente de la sensibilidad y la movilidad de cada cuerpo. Es cuestión de abrirse a nuevas aventuras. Se trata de descubrir las distintas posibilidades que la sexualidad humana nos ofrece.

A través de respiraciones, ejercicios, masajes y exploración de nuestro cuerpo, podemos reactivar nuestros puntos erógenos, relajar los músculos, sentir la energía vital que ahora puede fluir de nuevo a través de nuestro cuerpo y podemos controlar nuestra sexualidad en vez de estar condicionados por ella.

Un proceso lleno de emociones intensas, sensación de coneccion y placer inmenso que te cambia el ánimo positivamente, que te quita tabues y bloqueos.
Un placer que cambia tu visión y postura frente al mundo.

    Terapias naturales, adaptadas a tus necesidades y las de tu cuerpo, que combinan varias disciplinas como masaje energético, practicas tántricas, fitoterapia, musicoterapia etc., con vision holistica. Ponte en contacto para concretar la primera cita con entrevista-carga energetica gratis, para personalizar tu terapia y tratar con mas eficacia tu caso.

Dyon

Imagen: Albert Watson

Anuncios
Uncategorized

Sobre el Artículo “Un oficio tabú: trabajadores sexuales para discapacitadas” del periodico “El Espectador”

(Entre paréntesis y en negro son mis apuntes, el resto es el artículo en si)    

Dimitri Zorzos se presenta como Dyon Baco cuando ejerce su oficio como asistente sexual de mujeres en condición de discapacidad. Desde 2011 comenzó a involucrarse en este trabajo. Aparentemente es el único hombre en España que se dedica a esta labor. No tiene prejuicios ni tapujos al hablar del tema, solo el deseo de “luchar por esta causa” y normalizar la figura de los asistentes sexuales en Europa.

(Antes de todo, nunca he dado mi consentimiento para que se publique mi nombre verdadero, por algo me presentaba públicamente con este nombre. Segundo, yo doy servicio a hombres y mujeres, pero los periodistas insisten el ignorar este pequeño detalle)

Su historia, narrada en un reportaje publicado por el periódico El Mundo, ha puesto la atención en un tema tabú dentro de la sociedad y los mismos sistemas de salud: el manejo de la sexualidad de personas en condición de discapacidad.

(Mucho antes que el reportaje, ha existido Sex Asistant Cataluña, Tandem Team BCN que llevan trabajando años haciendo difusión, lo sé porque estuve colaborando activamente con ambos y OVI con su documental Yes We Fuck, también el documental del programa “Sense ficció – Jo també vull sexe”, en TV3, que han hecho mucho en promocionar la figura del/de la asistente sexual, cada uno de su punto de vista. Con solamente googlear, te encontrarás con esto y mucho más…)

Dimitri nació en Atenas, pero decidió viajar a España para darle un vuelco a su vida. Antes, solía acompañar a sus padres en el negocio familiar: una imprenta. Pero cuando conoció la historia de una joven francesa que se dedicó al trabajo sexual con discapacitados para pagar sus estudios, comenzó a plantearse un nuevo destino. Dimitri tenía 15 años en ese entonces y el reportaje de la francesa se quedó dando vueltas en su cabeza.

(Mi padre lo acompañé desde los 10 años, hasta los 18, luego creamos nuestro propio negocio con mis hermanos, pero la imagen de joven emprendedor no cuaja con el palurdo buscavidas que se describe en este artículo. Lo llamo así porque de reportaje (que significa investigación sobre el tema), tiene poco. Sobre el reportaje de la asistente francesa, es verdad, pero no me he planteado un nuevo camino desde entonces, lo contrario, pensé que nunca podría llegar hacerlo)

Tiempo después de llegar a España tomó la decisión de unirse al equipo de Sex Asistent, un grupo de mujeres que fundaron la organización que ofrece asistencia sexual a discapacitados en España. La organización, liderada por Montse Neira, una mujer que comenzó trabajando en una casa de citas para luego especializarse en clientes con distintos tipos de discapacidad, es una de las pioneras de este oficio en Europa y el mundo.

(No tomé la decisión de unirme a Sex Asistant, sino fui miembro del equipo fundador… El nombre de Montse Neira no me suena, y no la recuerdo en este primer equipo)

“Tenía compañeras que se negaban. Les daba asco porque tenían otro aspecto, otras limitaciones. Yo desde el principio tuve relaciones con este tipo de clientes y seguiré teniéndolas”, dijo Neira en una famosa entrevista publicada en España. Según ella, la causa de que esta práctica no se vuelva común es que muchas familias no entienden que sus hijos tienen estas necesidades y “tratan el tema de la sexualidad, la masturbación y los juegos sexuales desde un punto de vista negativo, como si fuera malo descubrirse a sí mismo o tener curiosidad por saber lo que se siente”.

Junto con Neira, quien también ha liderado la defensa de los derechos sexuales de personas en condición de discapacidad, está Silvina Peirano, una argentina que en 2003 dejó su país luego de la crisis financiera, para radicarse en España. Actualmente es orientadora sexual en discapacidad y fundadora de Sex Asistent.

Para el griego, ingresar a este mundo de trabajadores sexuales, siendo hombre, fue un gran reto. Dimitri relató que “había varias chicas, pero fui el primer hombre de ese grupo, después llegaron otros que se unían y lo dejaban. No es nada sencillo”.

“Tenemos fases –contó a los periodistas–, hay un café de expectativas. Donde conversamos, nos conocemos, marcamos los límites. Es el momento en que se decide si, por ejemplo, desea una penetración. Así, el día del encuentro lo tenemos pactado. Conversamos y dejamos claro que esto no es para enamorarse. Esto se hace muy detenidamente. Buscamos que tenga la misma seriedad que con un psicólogo o con un fisioterapeuta. La idea es que podemos tratar su sexualidad. Lo que en la práctica les da la libertad. Ellas, la mayoría de las veces, sólo quieren que las traten como adultos”.

(Aquí vemos sensacionalismo puro y duro. El protocolo de 4 fases, se presenta como algo que no se lo creen y que yo lo conté a los periodistas… Mientras tanto un montón de información no contrastada y falsa se presenta como verdad indiscutible. Lo de la penetración no merece comentario…)

Por cada servicio recibe en promedio unos 75 euros, pero por cierto tipo de experiencias más extensas pueden alcanzar los 200. Una de sus clientes incluso le pagó con un poema.

(El precio (75, que es un precio indicativo para dos horas, acordado dentro de un colectivo de acompañantes) era para dar una idea y cuando le pedí expresamente al periodista que no lo ponga, insistió que estaría bien ponerlo. Cuando le pedí por favor que lo ponga aproximado, se le ocurrió poner entre 75 y 200! cifra que nunca he cobrado en un acompañamiento..)

Espera poder ayudar a todas las mujeres que lleguen a necesitar de sus servicios, pues en España el 60 % de la población con discapacidad son mujeres. Según el Observatorio Estatal de la Discapacidad, se estima que son casi cuatro millones, aunque es “imposible saber cuántas pueden necesitar asistencia sexual”, afirmó una fuente del Observatorio.

A pesar de que el caso de Dimitri y Sex Asistant dan luces sobre la regulación del trabajo sexual a personas discapacitadas, todavía es un tema desconocido y, en ocasiones, rechazado. Por ejemplo, en Europa, países como Suiza, Alemania, Holanda y Bélgica consideran la asistencia sexual como un servicio del sistema sanitario, pero solo Suiza lo tiene regulado de forma oficial. Inclusive, está subvencionado. Sin embargo, en los demás países del continente el debate todavía es incipiente.

En España, la única referencia que existe sobre este tema se encuentra en el código ético elaborado por Sex Asistant y la Asociación Nacional de Salud Sexual y Discapacidad, donde se expone la necesidad de un cambio de enfoque en el trato a personas en condición de discapacidad: de un modelo asistencial a uno que las reconozca como sujetos de derechos y no como objetos de tratamiento y protección social.

(Como hemos dicho, con u simple googleo, puedes encontrar un montón de propuestas más que Sex Asistant y la Asociación Nacional de Salud Sexual y Discapacidad, como por ejemplo el proyecto que ahora dedico todo mi tiempo y energía que es “Sexualidad Funcional”, en Valencia, apoyado y presentado públicamente por Salud Pública y la Consejería de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana. Un pequeño detalle que casualmente daña la imagen del buscavidas que se le ocurrió “follar discapacitadas” para lucrarse. Una imagen que estos dos artículos promocionan, intencionadamente o no, no me importa.)

Discapacidad, Sexualidad

Xornada “Asistencia sexual. Un dereito para a diversidade funcional”

#AsistenciaSexualGalicia
Xornada “Asistencia sexual. Un dereito para a diversidade funcional” celebrada o pasado 24 de novembro de 2015 na Facultade de Educación da USC. Máis información: http://www.vigalicia.org

Jornada “Asistencia sexual. Un derecho para la diversidad funcional” celebrada el pasado 24 de noviembre de 2015 en la Facultad de Educación de la USC. Más información: http://www.vigalicia.org

Gente maravillosa hablando sobre un tema lleno de tabues, desconocimiento y mucha pasión. Agradecido de poder ser parte de todo ello.

Dyon

Uncategorized

Mi vida como un hombre gay con discapacidad

Fotos cortesía del autor

Este artículo fue publicado originalmente en Broadly, nuestra plataforma dedicada a las mujeres

Tengo 23 años y un chico con el que estoy saliendo está intentando meter su pene dentro de mi culo respetuosamente. Son las 15:00 y estoy bajo el cálido sol del verano; es bastante agradable. El chico que quiere follarme también es agradable (y sexy), pero no tiene ninguna posibilidad.

Su pene está cada vez más cerca de la entrada. Pienso: ¿De verdad estoy haciendo esto? ¡Ha pasado mucho tiempo!

Entonces, justo cuando siento luna ligera presión, decido abortar el asunto.

El chico lo entiende, o al menos finge hacerlo, y durante unos meses más los dos seguimos saliendo torpemente. No vuelve a intentar follar conmigo y yo me siento aliviado.

***

Eso fue hace seis años. De los 18 a los 28 años nunca me acosté con nadie. En resumen, pasé diez años sin tener sexo anal, (el mismo tiempo que duró la serieFriends). A veces miro fotos mías a los 22, 23 o 24 y me cabreo con mi yo más joven.¡Eras delgado y tenías el mundo a tus pies! Deberías haber echado todos los polvos del mundo. ¡Tenías músculos y ni siquiera hacías ejercicio para que te crecieran!Desperdicié mis 20 sintiéndome inútil y triste, y pensando que no merecía que me follaran. Tengo parálisis cerebral —un grupo de trastornos que afectan a la capacidad de moverse y mantener el equilibrio y la postura— y también soy muy gay. Esta combinación puede ser una sentencia de muerte para tu vida amorosa.

Creo que en parte la culpa de mi actitud derrotista la tiene Queer As Folk (una serie de televisión sobre cinco hombres gais). Cuando me topé con el DVD un día en Blockbuster, vi la primera temporada completa más rápido de lo que Brian Kinney se la mamó a todos los clientes del bar Babylon. Tenía 12 años, estaba en la cúspide de la pubertad y los calentones, y ver sexo gay fuera de un contexto porno fue revelador y emocionante; pero, como lo descubrí más tarde, también me jodió. Queer As Folkpresentaba un mundo superficial, en el que sociópatas guapos con buenos culos echaban polvos alucinantes las 24 horas del día y los siete días de la semana, y había gais adorables e inteligentes por todas partes. El mensaje de la serie sobre la importancia de la perfección física fue contundente y claro para mí. Después de ver la enésima toma de unos abdominales perfectamente marcados, miraba hacia abajo a mi propio cuerpo, que no estaba marcado y además estaba cubierto de cicatrices de varias operaciones, y pensaba: Bueno, ¡estoy jodido!

Me gustaría poder decir que Queer as Folk mentía. Me gustaría poder decir que el mundo gay es amable e incluyente —nada parecido a esos monstruos de la serie—, pero, en gran medida, no lo es. Pronto me di cuenta de que en el mundo real los hombres gais actuaban de una manera elitista y prejuiciosa. Tener un buen cuerpo lo era todo. Pasé mis veinte en tres grandes ciudades llenas de gente atractiva, lo cual no me ayudó mucho a tener más probabilidades. Tal vez en Kentucky podría haber tenido alguna oportunidad, pero en un lugar como Nueva York, una ciudad que atrae a la gente más atractiva de Estados Unidos, yo era como un Grendel gay.

Tuve muchos amores no correspondidos. Sufrí muchos rechazos. Recuerdo un episodio que tuve que vivir a los 19 años. Estaba esperando en la cola de un bar gay con un amigo muy atractivo. Un tipo se acercó a nosotros, miró a mi amigo y dijo: «Joder, estás muy bueno». Luego se volvió hacia mí, arrugó la nariz y concluyó: «Y tú te pareces a Harry Potter».

Su rechazo me dolió, pero estaba acostumbrado a que los hombres se burlaran de mí. Unos meses antes había intentado acercarme a un chico que dijo que no podía besarme porque tenía la enfermedad de Lyme. Cuando tenía 24 años, mi mejor amiga y yo salimos con un tipo que me gustaba. Después de despedirnos, le envié un mensaje que decía: «¡Creo que me gustas!». Su respuesta fue: «Creo que me gusta tu mejor amiga, Caitie. ¡Es lo más!». Dos años después, traté de besar a un chico sueco muy guapo y él literalmente se tapó la boca con la mano.

Por supuesto, no siempre fracasaba. También disfruté de mi ración de sexo en plenas borracheras y salí con un par de tipos por aquí y por allá, pero siempre paraba las cosas antes de que se pusieran demasiado serias. Me quedé célibe en parte porque nadie increíble quería follarme, pero también porque tenía graves problemas de intimidad. Era un círculo vicioso. Ansiaba el afecto físico, pero en el momento en que un chico me tocaba, me asustaba y sentía que no lo merecía. El chico discapacitado gay NO puede disfrutar del sexo, pensaba. El chico discapacitado gay NO puede tener una relación.

¿Quién me podría culpar por sentirme de esta manera? Al crecer, las representaciones de los gais a mi alrededor me decían que yo era el peor candidato para la homosexualidad. No conocía a ningún gay con discapacidad. Nunca vi a homosexuales físicamente imperfectos en televisión. No había realmente ninguna representación de la discapacidad, además del niño de Breaking Bad. Cuando no ves ninguna versión de ti mismo, te enseñan a creer que no importas. Básicamente, estás «mal hecho».

Tardé mucho tiempo tener la autoestima suficiente para ir detrás los chicos que deseaba. Básicamente tuve que decirme a mí mismo: «ERES DIGNO DE QUE TE LA METAN» una y otra vez hasta que me lo creí. Una vez lo hice, conseguí un novio y las cosas mejoraron, pero de ninguna manera estoy «curado». El año pasado perdí 13 kilos y me obsesioné con hacer ejercicio. En el fondo, creo que quiero convertirme en un gay atractivo de Instagram y que los tíos me tengan en el punto de mira. Por supuesto, tengo una pareja estupenda y por fin practico el sexo con regularidad, pero aun así quiero publicar un selfie sin camisa para que un desconocido cualquiera me diga que se quiere correr en mi cara.

Podría lograr tener el mejor cuerpo del mundo y pese a ello no estaría a la altura. Puedo llegar a tener el mejor abdomen privándome de margaritas, puedo llegar a tener el culo perfecto haciendo sentadillas, pero mi cojera está aquí para quedarse y mis cicatrices no se van a ir a ningún lado. He avanzado mucho en cuanto a aceptar mi discapacidad: hace un año ni siquiera habría podido mencionar la parálisis cerebral en voz alta. Sin embargo, una parte de mí todavía quiere acabar con ella, arrancarla a base de sesiones de cardio. Pero cuanto más hablo de mi discapacidad, menos estigmatizado me siento, y ahí es cuando el cambio real puede suceder. Si le prestamos atención a los hombres gais con discapacidad, podemos eliminar el estigma y estos podrán dejar de sentirse avergonzados.

Pienso que los gais siempre serán superficiales y siempre querrán follar con alguien con cuerpo de gimnasio, pero si nos esforzamos en mostrar otros retratos del mundo gay, en el que tengan cabido tíos de aspecto normal, seré feliz. Porque no quiero volver a encender el televisor y ver otra vez a alguien como Jonathan Groff fingiendo sentirse avergonzado por quitarse la camisa. Esa mierda no está bien.

Discapacidad, Uncategorized

www.elperiodico.com: Finlandia enviará a Eurovisión un tema punk interpretado por discapacitados

El grupo Pertti Kurikan Nimipäivät (PKN), formado por cuatro músicos con síndrome de Down y autismo, fue el más votado por los televidentes finlandeses entre los nueve finalistas en la gala celebrada este sábado en Helsinki, con su canción “Aina mun pitää” (literalmente “Siempre tengo que”).

Ataviados con chalecos de cuero negro con remaches y pantalones vaqueros, se ganaron las simpatías del público con su naturalidad y su desparpajo sobre el escenario y cosecharon el 37,4 % de los votos.

La canción ganadora, de menos de dos minutos de duración y cantada en finlandés, es la primera de estilo puramente punk en la historia de Eurovisión.

Su letra, escrita por el cantante Kari Aalto, también con síndrome de Down, habla de las cosas cotidianas que tiene que hacer, como limpiar o ir al trabajo, y de las que supuestamente no debería hacer, entre ellas comer golosinas o beber alcohol.

PKN, CON UNA TRAYECTORIA DE 6 AÑOS

Pertti Kurikan Nimipäivät, que significa “La onomástica de Pertti Kurikka”, está formado por Pertti Kurikka (guitarra), Kari Aalto (voz), Sami Helle (bajo) y Toni Välitalo (batería).

Este peculiar grupo nació a finales de 2009 durante un taller cultural para personas con discapacidad intelectual, y la experiencia les gustó tanto que decidieron empezar a hacer versiones de grupos punk locales y componer sus propios temas.

Así nació su primer disco en 2010, titulado “Ei yhteiskunta yhtä miestä kaipaa” (que podría traducirse como “Nadie es imprescindible en la sociedad”), un trabajo de media duración publicado por una pequeña discográfica finlandesa de rock alternativo que contenía tres canciones propias y tres versiones.

Pocos después lanzaron “Osaa eläimetkin pieree” (“También los animales saben tirar pedos”), otro maxi single con canciones como “No eres normal” y “Defecto en el habla”, en el que critican los prejuicios a los que deben enfrentarse en su vida cotidiana.

SALTO AL ESTRELLATO

Sin embargo, no alcanzaron cierta popularidad hasta 2012, cuando dos realizadores finlandeses filmaron un documental intimista sobre la banda que mostraba sus enérgicas actuaciones, sus alegrías sobre el escenario y sus broncas fuera de él.

El documental, titulado en inglés “The Punk Syndrome”, ganó varios premios y lanzó la carrera artística del grupo, hasta el punto de que fueron invitados a actuar en países como Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Alemania y Noruega.

Ver el vídeo en el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/finlandia-enviara-eurovision-tema-punk-interpretado-discapacitados-3978561#